Traumatología & Osteopatía

La osteopatía es la técnica ideal para muchas lesiones de espalda, esguinces, contracturas y bloqueos.

La osteopatía es la técnica ideal para muchas lesiones de espalda, esguinces, contracturas y bloqueos.

La Cirugía Ortopédica y Traumatología es una especialidad medico-quirúrgica altamente sofisticada, que aborda con precisión y éxito graves y complicadas lesiones: fracturas, tumores del hueso, hernias de disco graves, artrosis avanzadas, escoliosis estructuradas y un largo etcétera. Existe, sin embargo, un amplio grupo de lesiones de menor gravedad, pero molestas e incapacitantes, que resultan difíciles de aliviar. Los tratamientos al uso de la traumatología -véase fármacos, infiltraciones con cortisona, vendajes, férulas o plantillas- muchas veces quedan cortos. Aparecen entonces otras técnicas que complementan o sustituyen las anteriores, como fisioterapia, acupuntura u homeopatía. La mejor de ellas, sin duda, para los trastornos músculo esqueléticos, es la osteopatía.

A la osteopatía se la conoce por “colocar huesos y tendones”. Lo que en realidad hace es movilizar articulaciones y vértebras restringidas, romper adherencias de ligamentos y tendones, o relajar músculos. Es la técnica ideal para muchas lesiones de espalda, esguinces, contracturas y bloqueos. 

¿Qué es la osteopatía?

La osteopatía es la ciencia y el arte de restaurar la movilidad de los tejidos del paciente mediante las manos del terapeuta. En países como Estados Unidos o Inglaterra, se estudia como carrera universitaria. Sirve para tratar con éxito dolores musculo-esqueléticos tipo contracturas, esguinces, tendinitis o bloqueos. Éstas lesiones son consideradas “menores”, pues no aparecen en radiografías o resonancias, ni se tratan con cirugía, pero su frecuencia es elevada y llegan a ser dolorosas e incapacitantes. Aquí, la osteopatía ofrece su mejor campo de acción.

El diagnóstico osteopático se basa en la palpación y, a la hora de tratar, las manos del terapeuta “escuchan” los cambios que suceden en los tejidos. Adquirir este tacto lleva años.

Con osteopatía movilizamos articulaciones, ligamentos y tendones, se relaja la musculatura y mejora el deslizamiento de unos planos respecto a otro. Pero hay más: las vísceras también se mueven y deslizan unas sobre otras, incluso las cubiertas del sistema nervioso central –las meninges- tienen movilidad y podemos actuar sobre ella. Trabajamos, en suma, sobre el llamado “tejido conjuntivo”, que es el encargado de sostener y dar forma al cuerpo y a sus órganos. Huesos, articulaciones, ligamentos, tendones y fascias musculares son tejido conjuntivos. Igualmente, todas y cada una de nuestras vísceras tienen un armazón interna y una cubierta del mismo. El tejido conjuntivo de cada órgano se continúa con el adyacente formando una red unitaria. A su través viajan los vasos sanguíneos y los nervios. Por tanto, del tejido conjuntivo dependen, no solo la estructura del cuerpo, sino el transporte del alimento y de la información.

¿Necesito un tratamiento osteopático?

La osteopatía resulta útil para tratar los siguientes trastornos (referidos al sistema musculoesquelético):

  • DOLOR DE ESPALDA: cuello, columna torácica, lumbalgias, zonas de nalgas y sacroilíacas
  • MAREOS (muchos son de origen cervical)
  • DOLOR DE CABEZA (muchas cefaleas vienen de tensiones en la nuca)
  • CONTRACTURAS MUSCULARES, TENDINITIS, ESGUINCES
  • DOLOR EN LA ARTICULACIÓN DE LA MANDÍBULA (la articulación temporomandibular es fuente de cefaleas y dolor en la cara.
  • Además, la osteopatía también actúa en otros terrenos: trastornos de vísceras abdominales, preparación al parto, adherencias por cicatrices, etc…

 



Comments are closed.

QUIZÁS TE INTERESE...